El mal humor de mi vecino es a consecuencia de algo que no le funciona bien en su vida, lo mejor que puedo hacer es no tomármelo como algo personal.

Es aceptar que la vida son etapas y que todo lo que empieza tiene un final.

Que las personas van y vienen, que todas y cada una de ellas han llegado a nuestra vida para enseñarnos algo y tú a ellas. Cuando los aprendizajes se han producido se van.

La vida mejora cuando entiendo que todas las experiencias de la vida que no me gustan están pasando por alguna razón, aunque cuando pasan no las entiendo. Cuando las acepto es cuando me abro a ver las posibles soluciones.

Tengo que saber que lo fácil es criticar pero que es mucho mejor aportar soluciones.

Cuando quedamos ofuscados por pensamientos negativos va muy bien hacernos esta pregunta:

– ¿Y si lo que pienso que es no es?

La respuesta a esta pregunta nos abrirá  un abanico de posibilidades diferentes que nos conducirán a una visión más correcta de la situación.

Pon en práctica estos consejos y verás mejoras en tu vida.

Encarnita González

Entrenadora de la mente