Todos nosotros hacemos grandes esfuerzos y trabajamos continuamente para que nuestra vida vaya a mejor, para avanzar y sentirnos bien con nosotros mismos pero muchas veces no ponemos atención a un hecho muy importante.

¿A qué personas dejamos entrar en nuestra vida? ¿Personas que nos suman, que nos regalan momentos inolvidables, ayudándonos en momentos donde lo que más necesitamos es que alguien confíe en nosotros?

O ¿Dejamos entrar a personas que nos restan felicidad, personas complicadas que nos limitan y que lejos de ayudarnos a sacar lo mejor de nosotros mismos, nos generan emociones de impotencia y frustración?

¡Qué diferencia tan grande obtendremos al tener un tipo u otro de personas en nuestra vida y que vital es saber escoger!

Y es un aspecto que muchas veces no valoramos, simplemente de forma automática dejamos entrar a personas en nuestra vida sin utilizar herramientas que nos ayuden a hacer una criba y decidir con tino si esta persona merece un espacio o no y a menudo esto resulta que esforzándote para mejorar, estés rodeado de personas negativas que quitan méritos a aquello que tanto te has esforzado para conseguir y esto considero que es un hecho que no nos podemos permitir.

Así que os animo a que lleneis vuestras vidas de todo aquel que suma y que nos apoya ayudándonos a convertirnos cada día en una mejor versión de nosotros mismos.

Aroa Mateo Valero

Psicóloga infanto-juvenil y de adultos