El neurogluten puede estar detrás de gran diversidad de afecciones neurológicas: Migrañas, ansiedad, ataques de pánico, depresión, síndrome de piernas inquietas, neuropatía periférica, párkinson, autismo, trastorno obsesivo compulsivo, etc.

No es necesario ser celiaco para sufrirlo, existe un porcentaje más elevado de personas sensibles al gluten que carecen de diagnóstico y que tienen su misma sintomatología. La Psiconeuroinmunología participa en  la recuperación de tu equilibrio.

Cuidarse no es una opción, es una necesidad.

Cristina García

Psiconeuroinmunóloga