Las cefaleas son un motivo de consulta habitual a los centros de OSTEOPATIA y FISIOTERAPIA.

Algunas veces las cefaleas son el único síntoma del cual se queja el paciente, pero en otros van acompañadas otros dolores, como el dolor cervical. Es necesario distinguir qué tipo de cefalea muestra el paciente para escoger el mejor abordaje terapéutico. De manera general se pueden distinguir dos grandes grupos, aquellas donde la cefalea es una entidad clínica por ella misma (cefalea primaria: migraña, cefalea tensional, cluster…) o aquellas donde la cefalea es consecuencia de otra alteración (cefalea secundaria: cefalea cervicogénica, cáncer, articulación temporomandibular…)

Una de las más comunes a consulta y que tiene más buenos resultados terapéuticos es la CEFALEA CERVICOGÈNICA. Para saber si somos ante una cefalea cervicogénica se tienen que dar «algunos» de los siguientes puntos:

  • Dolor de predominancia derecha o izquierda (NO SIMÉTRICO).
  • Cefalea acompañada de dolor cervical.
  • El dolor empieza a las cervicales y se extiende por la parte de atrás del cráneo, pudiendo llegar hasta el ojo.
  • La intensidad del dolor cervical tiene relación con el dolor a la cabeza.
  • Alguna limitación de la movilidad cervical.

El tratamiento osteopático y el ejercicio terapéutico son una buena solución por este tipo de alteración.

Nil Bernadó
Osteópata y fisioterapeuta